grotte_de_trabuc_soldatsLos Cien Mil Soldados y la Gran Muralla China

Los descubridores les llamaron los "Cien Mil Soldados" y se les quedó ese nombre.

Son famosos en el mundo entero ya que nadie ha entendido nunca cómo se han formado esas concreciones minúsculas. El misterio científico es total.

En ninguna otra cueva existe nada equivalente que se le pueda comparar.

Aquellos que han visto los "Cien Mil Soldados" recordarán siempre este ejército silencioso revelado por los focos en la noche eterna de la cueva.

Para explicar o verificar científicamente estas formaciones, no se ha propuesto hasta hoy ninguna hipótesis satisfactoria.

Los primeros exploradores pensaban que eran estalagmitas, pero no cae nada de la bóveda.

Los eruditos y los expertos hablaron de estalactitas inversas provocadas por una subida de las aguas a través de la capa de arcillas de las pozas. Recordemos las curiosas estalactitas inversas del Abismo de Macocha en la República Checa. Pero aquí no existe un canal central que aporte agua a la concreción y la presencia del agua es más que hipotética si damos crédito a los sondeos efectuados.

Los biólogos y los bacteriólogos piensan en la intervención de las poblaciones de microbios o de hongos inferiores, etc. pero esas mismas asociaciones existen en kilómetros de galerías de las cuevas sin que por ello las pozas estén obstaculizadas por esas extrañas concreciones.

Lo que es seguro, y que aparece al estudiar con el microscopio la parte exterior de esas concreciones, es que se desarrollan aún actualmente como demuestra la frescura de las microcristalitas de la superficie y su presencia en los brocales de pozas recientes desarrollados sobre el relleno de la galería, e incluso sobre algunas piedrecillas caídas de los techos más recientemente.