grotte_de_trabuc_vasquesLas Piletas

Nos deslizamos en la parte trasera de la “oreja de elefante” y acompañamos el trayecto del agua. Siempre activo, el colgante del Gong deposita sus gotas de agua cargadas de calcita tan deprisa que el sedimento incompleto continúa, provoca coladas estalagmíticas y se extiende a su gusto en pozas profundas río abajo. Estas piletas se vacían y se llenan al ritmo de las sequías y las precipitaciones. Nos admira la pureza de estas aguas apenas velada por la presencia de calcita.

Esos brocales cristalinos, bien visibles, se enriquecen efectivamente con cristales de calcita flotante, que aparecen en capas monocristalinas en la superficie del agua saturada.
Poco a poco, la presa se construye por desbordamiento y la poza se hace cada vez más profunda. Algunas veces, la fina capa cristalina se vuelve demasiado pesada y se hunde construyendo las pseudo perlas que cubren el fondo de las pozas.

Cuando llega la sequía, sobre las paredes de las presas se forman edificios cristalinos y aparecen cristales en forma de coliflor bien conocidos por los espeleólogos...