grotte_de_trabuc_perleLas Perlas de las Cavernas

Son raras las cavernas acondicionadas donde se pueden ver perlas (también llamadas pisolitas) en formación. Bajo una pequeña cascada, en lo alto de una estalagmita, unas pequeñas cúpulas, erosionadas por el agua a veces agresiva de las primeras lluvias de tormenta, encierran unas perlas que giran con cada choque de las gotas de agua durante la estación húmeda.

Los pequeños granos de polvo de roca que originarán la perla, poco a poco, se han ido rodeando de capas concéntricas de calcita blanca hasta formar grandes perlas cuyo tamaño sigue aumentando ante nosotros. Las capas de alabastro, comparables a las capas de nácar, van aumentando de una en una en el oscuro silencio apenas turbado por el chapoteo de las gotas de agua.

Alimentadas en invierno por la lluvia que cae de las bóvedas, se desarrollan muy rápidamente. El concrecionamiento es tan rápido en TRABUC que es probable que algunas de las numerosas perlas ya bien formadas no tengan más de unos diez años.